Seleccionar página

Ya llegó de nuevo esa época del año en la que toca regalar algo romántico. Para mí cocinar es una muestra de amor… Así es que, ¿qué tal si este año te dejas de regalos tontos y ñoños y haces un regalo gastronómico? Y para que no tengas que darle muchas vueltas al coco, aquí mi TOP TEN (vale, son EIGHT) de regalos para este San Valentín:

1- No hay nada más bonito y significativo que dedicar parte de tu tiempo a tu pareja, y prepararle una tarta que muestre claramente que, aunque ha pasado el tiempo, todavía sigues sintiendo lo mismo que el primer día.


Itolerateyou
Te tolero


2- Si tu pareja es uno de esos románticos ingeniosos que constantemente usan la frase de “Estoy lleno de amor”, puedes regalarle este libro para que le saque partido a todo ese amor (a la venta en Amazon por 19.75 €. No os perdáis los comentarios de los compradores.).

Natural harvest
Traducción del título: Cosecha natural, una colección de recetas con semen


3- San Valentín también es un buen momento para pedir perdón por esos errores que a veces cometes con tu pareja. La primera tarta me emociona profundamente, porque podría haberla hecho yo misma. En el caso de la segunda me desconcierta el contraste entre el cuquismo de la tarta y el intrigante mensaje de disculpa (pagaría por conocer la historia detrás de esa tarta). La tercera me deja sin palabras, pero si solo fue dormir estoy (casi) segura de que la tarta sirvió para lograr el perdón


GrumpyBitch
Siento ser una bruja gruñona


Siento haberlo/la puesto en tu culo
Siento haberlo/la puesto en tu culo


"Siento haber dormido con tu madre"
“Siento haber dormido con tu madre”


4- Siguiendo con los regalos de buen gusto, puedes optar por los clásicos bombones. Aunque si quieres que el regalo sea un recuerdo realmente inolvidable, puedes elegir los bombones de la empresa Edible Anus, que mucha crisis, mucha crisis, pero ellos llevan la friolera de 10 años dedicándose al, por lo visto rentable, negocio de hacer ojetes de chocolate personalizados. Cuando pienses que tienes el peor trabajo del mundo, acuérdate del señor de la barba que se dedica a sacar los moldes para los bombones


Edible anus
Que paren el mundo que yo me bajo


5- Si hay algo que las madres sabemos hacer sin despeinarnos, es repetir las cosas una y mil veces. Pero si aún así no logras hacerte entender por tu pareja, recuerda que una tarta puede ser una manera tierna y dulce de recordarle que cumpla con su parte del trabajo en casa.


Saca la basura
Saca la basura


6- Si eres un manitas, y lo que te gusta es fabricar tus propios regalos, tienes que regalarle estas braguitas comestibles caseras a tu chica. A mí la carne picada me saca de muchos apuros en el día a día, pero nunca me habría podido imaginar esto. Aquí tienes un paso a paso de cómo se hace. Leyendo los ingredientes, se me ocurre que sii de verdad quieres a la que se pondrá las braquitas, es mejor que seas prudente con la salsa picante O.O


FVMHO2ZGY4R8M4T.MEDIUM
Ropa interior comestible


7.- Seguimos con el DIY. Si tú chica es muy fan de Peppa Pig, y la ropa interior de carne picada resulta un regalo demasiado basto para ella, lo que necesitas son estas rosas de bacon. ¿Qué chica no ha soñado con recibir un ramo así alguna vez? ¿Eh, eh? ¿Que levante la pezuña! Aquí te explican cómo hacerlo. Se me ocurre que con la grasa que suelte el bacon, también puedes hacerle un jabón de bacon (que sí, que eso existe y aquí te explican cómo perpetrarlo). Seguro que el que dijo que del cerdo se aprovecha todo, hasta los andares, no estaba pensando en esto.


baconroses
I wanna lay you down in a bacon roses (Jon Bacon Jovi)


8.- Y finalmente, si este año no tienes pareja, eso no es motivo para no hacer un regalo por San Valentín. Por qué no tener un detalle con tu ex, y enviarle un recuerdo de lo que para ti fue vuestra relación? Esta empresa te lo pone fácil, dejándote elegir incluso el animal.

Bromas aparte, de verdad creo que la mejor manera de demostrar a los demás que les quieres es cocinando algo para ellos. Y encima, esta vez tiene premio! Porque voy a ser jurado en un concurso organizado por Hipercor “Tu receta más romántica para San Valentín”. Para participar, solo tienes que enviar tu receta más romántica a través de la web de Hipercor, y cruzar los dedos. Habrá 3 ganadores y cada uno de ellos recibirá… ¡tatachán! Dos noches de hotel para dos personas en cualquier hotel NH de España

Espero que me lo pongáis muy muy difícil para elegir, pueden ser recetas con o sin foto, pero ya sabéis que la comida entra por la vista, así que si ponéis una fotito (aunque sea de móvil) para que yo me haga una idea, pues mejor. Estoy deseando ver vuestras creaciones! Aunque no resultéis ganadores, las recetas se publicarán en la web de Hipercor. Para participar solo tenéis que pinchar en este enlace y subir vuestra mejor receta para San Valentín (puedes iniciar sesión con tu cuenta de El Corte Inglés, o registrarte en ese momento para participar). El plazo para tomar parte en el concurso finaliza el 11 de Febrero (incluido)

Y ahora, vamos con mi receta para San Valentín! Son unas galletas de aceite, que tienen una textura muy similar a las galletas María de toda la vida. Llevo tiempo observando que este tipo de galleta siempre lleva grasa vegetal, o aceite vegetal (por supuesto sin identificar) entre sus ingredientes, y quería logra una textura parecida, son unas galletas más secas y crujientes que las de mantequilla. El sabor no es igual que el de las galletas María, creo que para eso habría que añadir algo de caramelo, pero de textura se acercan mucho… Espero que os gusten mucho, ya me contaréis.

Love is in the air
Love is in the cookie
Galletas de aceite
Siempre nos quedará Paris


Recuerda llevar una dieta equilibrada
Recuerda llevar una dieta equilibrada
... una galleta en cada mano!
… una galleta en cada mano!


{Galletas de aceite}

Preparación: 30 minutos, si las decoras. Si no, 10 min

Cocción: 8-10 minutos

Raciones: 16 galletas gigantes (7 cm)

Ingredientes

    Para las galletas:

    • 100 g de aceite vegetal (usé girasol)
    • 100 g de azúcar polvo (glass)
    • 1 huevo M
    • 1 cucharadita de vainilla en pasta (o en polvo, azúcar vainillado, …)
    • 250 g de harina
    • 1 cucharadita rasa de levadura química
    • 1 pizca de sal

    Para preparar el relleno de chocolate, puedes encontrar la receta aquí. (Y prepararlo con chocolate sin lactosa y margarina 100% vegetal, si hay algún problema de alergia a los lácteos)

Para decorar:

  • sellos
  • colorante alimentario marrón en gel

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180ºC. Mezclamos el huevo ligeramente batido con el azúcar, la vainilla y el aceite. Añadimos sal, levadura y harina y amasamos hasta obtener una masa homogénea (En THX, basta con poner todos los ingredientes y mezclar a velocidad 6 durante 15 segundos).
  2. Dividimos la masa en tres trozos, y estiramos cada uno de ellos entre dos papeles de hornear con ayuda de un rodillo, dejándo la masa lo más fina posible (unos 3 mm). Recortamos las galletas, y sin moverlas del papel, las trasladamos a una bandeja de horno. Como siempre que horneo galletas, uso dos bandejas de horno puestas juntas, de esta manera las galletas no se queman por debajo y se hornean más uniformemente.
  3. Podemos usar un sello y colorantes alimentarios para estampar una imagen en las galletas antes de hornearlas. Con el sello entintado, presionamos ligeramente sobre cada galleta, se trata de que quede marcado el dibujo pero sin que el sello haga incisiones en la masa. Para entintar el sello, podéis usar una esponja de maquillaje, un pincel o un rotulador si tenéis mucha paciencia, o la mejor opción para mí, que es usar una almohadilla sin entintar. Si no tenéis nada de esto, también puede usarse papel de cocina para entintar el sello, aunque los resultados son peores. Os recomiendo usar sellos sencillos, porque tiene su dificultad. Haced siempre pruebas sobre papel antes de estampar la galleta. Los sellos transparentes no funcionan bien sobre galletas. En las fotos he usado este sello, y este.
  4. Horneamos las galletas durante unos 8-10 minutos, dependiendo del tamaño. Dejamos enfriar sobre una rejilla, y guardamos en un recipiente hermético hasta su consumo. Aguantan mucho tiempo crujientes, sobre todo sin rellenar

NOTAS:

  • Si no queréis hornear las galletas inmediatamente, podéis guardar la masa envuelta en papel film en el frigorífico durante un par de días.
  • El aroma en estas galletas es imporante, ya que no tienen el sabor de las galletas de mantequilla, así que si no quieres usar vainilla, usa canela, cáscara de limón o naranja,…
  • Si has preparado esta receta, y quieres enviarme una foto y tus comentarios para que los publique en el blog, por favor hazlo a través de este formulario .
  • Puedes seguir las novedades del blog a través de Facebook, o Twitter, o suscribiéndote aquí para recibir las recetas en tu mail