Seleccionar página
Shekerbura
Empanadillas de Móstoles? No, de Azerbaiyán

El shekerbura es un dulce típico de Azerbaiyán, preparado sobre todo durante el Novruz, que es una de las festividades más relevantes en este país. No se trata de una fiesta religiosa, sino que celebra desde tiempos de la antigua Babilonia la llegada de la primavera y la renovación. El shekerbura es una pasta rellena de azúcar y almendra molida, a la que se le da forma de empanadilla, y como nota más característica, posteriormente se decora usando una especie de pinzas dentadas que se denominan «maggash». He buscado mucho tiempo estas pinzas sin éxito, hasta que recordé los «crimpers»: unas herramientas que se venden en cualquier tienda de repostería para decorar fondant (pueden comprarse por separado), y que básicamente es la misma idea que el maggash: una pinza con el borde dentado que sirve para decorar masas dándole pequeños «pellizquitos». La única diferencia entre los crimpers y los maggash aparte del material del que están fabricados, es que los crimpers son un poco más grandes, con lo que el grabado no queda tan delicado al ser de mayor tamaño.

La receta es sencillísima de preparar, con ingredientes que seguro que tenéis ahora mismo en casa. La parte más laboriosa es la decoración, de hecho en Azerbaiyán lo típico es que se reúnan familiares y vecinos y pasen la tarde decorando los shekerbura. La receta en sí tiene muchas variaciones, incluso hay versiones que incluyen levadura de panadero entre sus ingredientes, y que imagino tienen una textura totalmente diferente a la receta de hoy, que al parecer es una receta familiar que va pasando de generación en generación (aunque la he encontrado en varios sitios como menciono más abajo, y desconozco la fuente original).

Con esta receta lo que me ha resultado más complicado es hacer el borde de las empanadillas, el denominado «repulgue», y por el contrario la decoración en sí con las pinzas es muy rápida y sencilla de hacer. Por si hubiera dudas, aquí tenéis un vídeo (no sé en qué idioma) donde se ve claramente el proceso y no deja lugar a dudas (pobre Dudas…).

Y ahora no puedo irme sin resolver esa gran incógnita que te atormenta desde que comenzaste a leer el post. No una gran incógnita, en plan: «quiénes somos?», «de dónde venimos?», o «qué me pongo hoy?». Pero sí lo primero que has pensado cuando has leído que las empanadillas se decoran con pinzas. Y la respuesta es: «Síiiiiii!!! Puedes usar unas pinzas de depilar para hacer la decoración. Limpias, por favor, eso sí. No queda igual que en las fotos, porque las pinzas de depilar no tienen el borde serrado, y son más pequeñas, pero se pueden hacer bonitos grabados. Os animáis a probar? Lo mejor es que la masa no es ni dulce ni salada, por lo que se me ocurren un montón de aplicaciones para este tipo de decoración.

PD: Me estoy dando cuenta de que este postre y yo tenemos mucho en común, y quizá debería haber elegido como nick Shekerbura en lugar de SandeeA. Yo también estoy algo «empanadilla» y las pinzas me ayudan a mejorar mi aspecto.
PD2: La semana pasada estuve en encuentro digital con lectores de Editorial Prensa Ibérica ( Diari de Girona, Diario de Ibiza, Diario de Mallorca , Faro de Vigo , La Opinión A Coruña, La Opinión de Zamora, La Nueva España y otros) podéis leerlo por ejemplo aquí


Shekerbura, paso a paso

Shekerbura


{Shekerbura}

Preparación: 30 minutos

Cocción: 30 min

Raciones: 24 shekerbura

Ingredientes

    Para el relleno:

  • 200 g de almendra molida
  • 150 g de azúcar glacé
  • 30 ml de agua
  • cardamomo molido (opcional, no lo usé)
  • Para la masa:

  • 250 g de mantequilla, fría, cortada en cuadraditos
  • 500 g de harina
  • 1 huevo
  • 120 ml de agua
  • Herramientas:

  • Pinzas o crimpers (opcional)

Preparación

  1. Comenzamos preparando el relleno. Mezclamos en un cuenco la almendra molida con el azúcar, añadimos el agua, y amasamos con las manos hasta formar una masa. Reservamos tapada con papel film
  2. Preparamos ahora la masa. En un robot de cocina (en THX, 15 seg velocidad 6) o con las manos, mezclamos todos los ingredientes hasta formar una masa homogénea.
  3. Dividimos la masa en 24 porciones, y les damos forma de bolita
  4. Las guardamos en el frigorífico tapadas con papel film durante una hora o dos
  5. Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180º C y sacamos las bolitas del frigorífico
  6. Con un rodillo, estiramos cada bolita. Usando un cortapastas redondo, o un platito de café, cortamos un círculo de masa.
  7. Ponemos una cucharadita de relleno en el centro del círculo, y cerramos los bordes presionando con los dedos para sellar, dando forma de empanadilla a la masa
  8. Decoramos el borde de la empanadilla (se denomina «repulgue») plegándolo poco a poco hacia el interior poco a poco y presionando con las yemas de los dedos (lo mejor es ver el vídeo si no sabes cómo hacerlo, minuto 2.20). Vamos repitiendo el proceso, y dejando los shekerbura sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear, y tapados con papel film, para que no se sequen mientras que preparamos todas las empanadillas
  9. Pasamos ahora a decorar los shekerbura con las pinzas o crimpers. Aquí podemos elegir el diseño que más nos guste, en función de la forma de nuestro crimper y del diseño que queramos hacer. Mi crimper era recto, y dentado, y opté por un diseño en zigzag
  10. Vamos pellizcando la masa con las pinzas, sin miedo, pero con cuidado de no agujerearla, y haciendo líneas rectas, horizontales, o diagonales, como prefiramos. Una vez finalizada una línea, hacemos otra a continuación cambiando el sentido. Es bastante sencillo, de verdad
  11. Una vez todos los shekerbura listos, horneamos unos 30 minutos
  12. Retiramos del horno, y dejamos enfriar. Si no los hemos decorado con pinzas, espolvoreamos con azúcar glacé antes de servir
  13. Pueden conservarse bastantes días en un recipiente hermético.

NOTAS:

  • Receta e historia del shekerbura de aquí, aquí y aquí
  • Prueba a añadirle al relleno un par de cucharadas de cacao puro en polvo, o atrévete con algún relleno salado
  • Si has preparado esta receta, y quieres enviarme una foto y tus comentarios para que los publique en el blog, por favor hazlo a través de este formulario .
  • Ya está a la venta mi libro «Las recetas de la felicidad»: , 176 páginas, 77 recetas dulces y saladas, muchas (aproximadamente la mitad) inéditas! Podéis adquirirlo online (con un 5% de descuento) en todos estos sitios: Tienda de Maria Lunarillos, El Corte Inglés, Amazon, Fnac, Casa del Libro (este sin descuento), tienda de Megasilvita. Si resides fuera de España, tanto Amazon España como El Corte Inglés hacen envíos a todo el mundo, y además puedes encontrar mi libro en Amazon Francia, Amazon Alemania y Amazon Italia
  • Puedes seguir las novedades del blog a través de Facebook, o Twitter, o suscribiéndote aquí para recibir las recetas en tu mail