Seleccionar página
Brazo galletas helado
Tarta de galletas: se ha quedado helada!

Ya está aquí el verano: vacaciones, alegría, sol, helados, días de piscina, playa… y por la parte que me toca, pelos de loca. Alguno dirá (y no sin razón): “y lo que no son los pelos!”. Pero esa es otra historia. Aquí podéis ver una foto de mi melena veraniega, para que comprobéis que no exagero ni un pelo (nunca mejor dicho).

Las personas que como yo, tenéis el pelo de anuncio de Fructis, entenderéis el sufrimiento que padezco en verano, sobre todo cuando bajamos a Huelva a pasar las vacaciones al lado del mar. Me aliso el pelo todo los días? o me pongo una camiseta que diga “sí, he metido los dedos en un enchufe” y me aguanto con mi pelo encrespado? Todo esto enfrentándome a diario a las preguntas de los sinceros de mis hijos, tipo: “mamá, por qué no te peinas?” o “mamá, qué te pasa en la cabeza?” (refiriéndose por una vez a lo de fuera, y no a lo de dentro). Con las ganas que yo tenía de que hablaran cuando eran bebés…

Por suerte, siempre me queda el consuelo de preparar tarta de galletas, que nunca falla y lo cura todo. Esta vez la pobre me ha visto los pelos, y se ha quedado “helada”. En su versión clásica, es sin duda, uno de mis postres favoritos. Recuerdo la primera vez que la tomé de pequeña, con 6 o 7 años, en el cumpleaños de una amiga, de la que no recuerdo ni su cara ni su nombre, pero si la tarta que le hizo su madre: galletas, crema pastelera y chocolate. Uno de los recuerdos más ricos que guardo de la infancia. Desde entonces esta tarta de galletas me encanta en todas sus versiones: con crema pastelera, crema de mantequilla, nutella,… Años después, y gracias a Flori, descubrí en Mundorecetas esta manera de presentarla, como si fuese un brazo de gitano, y me pareció sencillamente genial!

La preparación es sencillísima, no necesita horno, y la única cocción es fundir el chocolate para recubrirla. Únicamente tenéis que recordar cortarla en diagonal cuando la llevéis a la mesa para que se vea el corte bonito… el resto es coser y cantar! Venga a prepararla!

PD: Se aceptan consejos sobre qué hacer con mis pelos que no incluyan el rapado total.


Tarta de galletas, nata y chocolate
Mojamos las galletas en leche…
Tarta de galletas, nata y chocolate
… y ponemos un poco de nata en cada una de ellas


Tarta de galletas, nata y chocolate
Formamos una torre hasta acabar con las galletas.
Tarta de galletas, nata y chocolate
Tumbamos la torre sobre papel de hornear y terminamos de cubrir con más nata montada.


Bañamos con la ganaché de chocolate
Bañamos con la ganaché de chocolate
Tarta de galletas, nata y chocolate
Para servir cortamos diagonalmente


{Tarta de galletas, nata y chocolate}

Preparación: 45 minutos (más tiempo de enfriado/congelado)

Cocción: 15 min

Raciones: 6 personas

Ingredientes

    Brazo de galletas:

  • 12 galletas de chocolate, caseras o compradas
  • 1/2 taza de leche
  • 250 ml de nata para montar (mínimo 35% MG), muy fría
  • 2 cucharadas colmadas de azúcar
  • Cobertura de chocolate y decoración:

  • 125 ml de nata para montar
  • 125 g de chocolate negro para repostería
  • crocanti de almendra o coco rallado
  • Preparación

    1. Comenzamos montando la nata, que deberá estar muy fría. La ponemos en un bol amplio junto con el azúcar, y la batimos con un batidor eléctrico de varillas, primero despacio para que no salpique y por último a gran velocidad, hasta que esté montada. Debemos tener cuidado de no pasarnos con el batido, porque en ese caso se separaría el suero de la materia grasa de la nata, y haríamos mantequilla dulce
    2. Tomamos las galletas de una en una, las sumergimos en la taza de leche (meter y sacar, no más!), y las vamos colocando como se ven las fotos, formando una torre: galleta, nata montada, galleta, nata montada, hasta acabar con las galletas
    3. Una vez terminadas las galletas, tumbamos el brazo para cubrirlo con más nata montada. No quedará un acabado perfecto, pero procuramos que quede más o menos liso ayudándonos con una espátula, que iremos limpiando y mojando para darle forma al brazo. Llevamos al congelador. Con un par de horas es suficiente
    4. Cuando vayamos a cubrir la tarta de chocolate, preparamos el baño de chocolate. Ponemos la nata a calentar, y antes de que hierva, retiramos del fuego y agregamos el chocolate troceado. Dejamos reposar unos minutos, y removemos hasta que esté totalmente disuelto. Colocamos el brazo sobre papel de hornear, y dejamos caer el chocolate sobre el mismo, procurando que quede bien cubierto. Con una espátula, movemos el brazo a otro papel de hornear, para que la base quede limpia del chocolate que ha sobrado.
    5. Antes de que se solidifique el chocolate, decoramos con almendra en cubitos o coco rallado, y llevamos al frigorífico hasta el momento de consumir. Para servir debemos cortar el brazo de galletas en diagonal con un cuchillo afilado.

NOTAS:

  • Para preparar las galletas, usé esta receta, sustituyendo 50 g de harina por 50 g de cacao puro en polvo.
  • En lugar de leche para mojar las galletas, puedes usar café, o algún licor rebajado con agua y azúcar
  • Venden varias natas para montar que tienen menos de un 35% de MG. Aunque pueden usarse (por ejemplo la de Mercadona), quedan mejor las que tienen al menos un 35% de materia grasa, o más, como Pascual por ejemplo, ya que monta la nata más rápido y más firme. No puede usarse la llamada “nata para cocinar”, que suele tener un 18% MG, ya que más que nata es un preparado lácteo.
  • Cuando ponemos la cobertura de chocolate sobre la tarta, es mejor que no esté caliente, ya que si lo está “resbalará” sobre la nata helada, mejor esperar 5 minutos a que temple un poco (sin que llegue a solidificar)
  • Si has preparado esta receta, y quieres enviarme una foto y tus comentarios para que los publique en el blog, por favor hazlo a través de este formulario .
  • Puedes seguir las novedades del blog a través de Facebook, o Twitter, o suscribiéndote aquí para recibir las recetas en tu mail