Seleccionar página
Sandwiches de galleta y chocolate

De las mejores cosas de tener blog desde que Pablo era un bebé de meses, y Jorge aún no había nacido, es que está lleno de recuerdos, e historias divertidas que si no estuvieran registradas aquí, seguramente ya habría olvidado. Nunca he sido de escribir un diario, aunque es de esas cosas que siempre he querido hacer, y en cierta medida el blog me sirve de recopilatorio de momentos felices… Aquí están muchas de las fiestas de cumpleaños que hemos hecho en casa…

La de piratas
La de vaqueros
La de bomberos

Y están también muchas de las frases que más gracia me han hecho. Así que para no tenerlas por ahí desperdigadas, me he decidido a recopilar frases de Pablo y Jorge, que me hacen reír cuando me acuerdo, y así no se me olvidan nunca.

  • Dejo a Jorge (2 años) castigado en el sofá (tengo un sofá que es el sitio de los castigos, sí xD). Vuelvo, y está con el teléfono móvil de juguete, hablando: “Polisía, vengan a buscar a mamá”.
  • Un día de mucho frío al ir al colegio, vamos andando por la calle y me dice Jorge (3 años): “Mamá, por qué no apagas el aire que tengo frío”
  • En un bautizo, Pablo tenía 4 años, y le pregunta el cura: “¿Tú tienes pecado?” A lo que mi hijo le responde: “No, yo pecado no, mejod jamón yos.”
  • Jorge, 3 años, después de tirarse un pedo: “Mamá, por qué la caca habla así?”
  • Pablo, todo emocionado, por la mañana delante de la báscula: “Mamá, súbete a ver cuánto has crecido!”
  • Pablo, con cara de preocupación, y llevándose las manos a la cabeza, cuando fuimos a Huelva, que se me riza el pelo y no me molesto en alisarlo: “Mamá, ¿qué te ha pasado en la cabeza?”
  • Ir a buscar a Pablo (4 años) al cole, y que al abrazarle te diga: “qué bien, hoy comemos macarrones!”
  • Jorge, con 3 años, al finalizar la presentación de mi libro “Las recetas de la felicidad” aquí en Valladolid, pilló el micrófono y soltó: “Hola, soy mami de La receta de la filicidad”
  • Un día que estoy cocinando, y le pido a Pablo (4 años):”Pablo hijo, mira a ver si el hermanito tiene caca”. Me responde: “No tiene caca mamá, solo el agujedo”
  • Pablo (5 años), un día que su padre se había quedado en casa porque estaba enfermo, llegamos al cole y le dijo a la profe: “Mi padre se ha quedado en la cama vagueando”
  • “Mami, te echaré de menos cuando te mueras” Pablo, 5 años.

vaquero

  • Pablo, en el servicio: “Mira mamá, que caca más grande he hecho, ¿me das una moneda?”
  • Durante una temporada, cada vez que veía un coche Citroën, Pablo decía: “Mira mamá, un gilipollas” (porque un día se me escapó un “¡será gilipollas!” en el coche, y cuando me preguntó qué significaba esa palabra le dije que era la marca del coche)
  • Intentando grabar un mensaje de felicitación en el móvil, le digo: “Pero Pablo, dime algo que suene natural…” y él después de pensar unos segundos, me respondió “Yogur”. (4 años)
  • Jorge, 4 años “Mira mamá, ahí va un imbécil, como tú dices” (al ver pasar a alguien en coche que va demasiado deprisa. Está claro que tengo que mejorar mi lenguaje)
  • Pablo, cuando vio por primera vez el anuncio de Finish Quantum que hice: “Qué bonito mami, ¿cuándo ponen el siguiente epitodio?”
  • Un día que su padre había dejado algo desordenado por casa: “¡Mira la que ha liado otra vez mi padre! Cuando vuelva, le voy a castigar sin ir al trabajo”

Pirata

  • Pablo (7 años) al entrar en el coche en un día de lluvia torrencial: “qué bien que vivimos en un año donde se han inventado los cristales”
  • Otra vez Pablo, con 7 años, me dice: “Tengo una idea. Cuando ya no estés nos dejas este libro (señalando “Las recetas de la felicidad”) y nos acordamos de ti. Le digo señalando su corazoncito: “no te preocupes, porque aunque ya no esté, siempre voy a estar ahí”. Y me responde: “¿En las tetas?”
  • Hace unos meses me quedé embarazada, aunque finalmente el embarazo no salió adelante. Se lo expliqué a los niños, pero está claro que no lo terminaron de entender, porque Jorge, al verme entrar en la cama elástica que tenemos en el jardín, me dijo: “Mamá, no saltes en la cama elástica que se te va a salir el niño”
  • En la piscina, jugando con las pistolas de agua “Pablo, no mojes a la gente”. “¿Y al abuelo?” (7 años)
  • Le digo a Pablo que ese día no ceno con ellos porque tengo cena con mis alumnos, que ya se han graduado y no les voy a dar clase más. Y me dice: “Ah, como lo de Jesús, que fue a cenar con esos antes de que le mataran”
  • Jorge, 5 años, cuando le pregunto que quiere ser de mayor “Yo de mayor quiero ser sexy”

Y seguro que ha habido un montón más, que no he registrado, o que no he encontrado… Si os acordáis de alguna decídmela por favor!. Y compartid las frases de vuestros peques en los comentarios, seguro que pasamos unas risas.

BomberosY en cuanto a la receta: no puede ser más sencilla. Es una tarta de queso y chocolate sin horno. Salvo que decidas preparar tú las galletas, entonces sí tienes que encender el horno. La preparé para que la llevase Jorge a la fiesta de compartir en el colegio, ya que con el formato sandwich les resultaría más cómodo de comer a los niños (se come con la mano). Yo preparé las cantidades que pongo multiplicadas por 3 para hacer 24 sandwiches. Las galletas pueden ser compradas (como las de la foto), o caseras, que podéis hacer con esa receta de petit ecolier que publiqué hace un porrón. Si preferís el relleno de flan de la tarta de galletas de toda la vida, también puede hacerse (aquí tenéis una foto), aunque en ese caso habrá que tomarla con cuchara. ¡Espero que os animéis a probarla y os guste!


Sandwiches de galleta y chocolate

Sandwiches de galleta y chocolate


{Sandwiches de chocolate y galleta}

Preparación: 15 minutos

Cocción: 10 min + tiempo de enfriado

Raciones: 8 personas

Ingredientes

  • 16 galletas tipo petit ecolier, caseras o compradas
  • 250 g de nata para montar
  • 100 g de queso crema, tipo philadelphia
  • 100 g de chocolate negro, 55% cacao
  • 50 g de chocolate blanco
  • 1 sobre de cuajada en polvo
  • Preparación

    1. Comenzamos preparando el molde rectangular que vayamos a usar, preferiblemente desmontable, o un rectángulo extensible de repostería. Yo usé este último, porque preparé los sandwiches para 24 niños multiplicando por 3 las cantidades de la receta. Se trata de que coloquéis una primera capa de galletas que serán la base y se adapten al molde sin tener que romperlas, para que los sandwiches queden perfectos. Si preparas las galletas caseras, asegúrate de cortarlas de un tamaño que se adapte al molde que tengas
    2. Ponemos en un cazo 200 ml de la nata con el queso, y llevamos a fuego medio alto. Aparte, batimos muy bien los 50 ml de nata restantes con el sobre de cuajada, hasta que no queden grumos.
    3. Cuando la mezcla de nata hierva, apartamos del fuego. Agregamos los chocolates troceados, y removemos hasta que se disuelvan. Volvemos a llevar al fuego (medio) y añadimos la cuajada. Removemos sin cesar hasta que espese y burbujee ligeramente. Retiramos del fuego, y dejamos templar, removiendo de vez en cuando. El motivo es que si directamente vertemos la crema sobre las galletas, y colocamos la capa superior encima, el chocolate se funde, y no queda tan bonito. Así que esperamos a que temple la crema.
    4. Vertemos la crema sobre la capa de galletas, y colocamos otra capa de galletas encima, que será la parte superior del sandwich. Llevamos inmediatamente al frigorífico hasta el día siguiente. Si preparas las galletas tipo petit ecolier en casa, lo mejor es que viertas la crema sin esperar a que temple, y coloques la lámina de chocolate sobre las galletas una vez que esté fría.
    5. Desmoldamos, y cortamos los sandwiches con un cuchillo afilado siguiendo los bordes de las galletas

NOTAS:

  • Se conservan hasta una semana en el frigorífico dentro de un recipiente hermético
  • Si no te gusta el relleno de chocolate y queso que propongo, puedes preparar la tarta de galletas de toda la vida, o usar sólo chocolate blanco, por ejemplo. Con las cantidades que pongo el relleno no es demasiado dulce, pero me pareció más adecuado así ya que está pensado para comerse con dos galletas. Si lo prefieres más dulce, puedes añadir azúcar a la nata (unos 50 g)
  • Si has preparado esta receta, y quieres enviarme una foto y tus comentarios para que los publique en el blog, por favor hazlo a través de este formulario .
  • Puedes seguir las novedades del blog a través de Facebook, o Twitter, o suscribiéndote aquí para recibir las recetas en tu mail